de Córdoba
Mezquita de Córdoba, ejemplo de arquitectura religiosa del Islam

Los expertos discrepan si la famosa Mezquita de Córdoba en España es arte islámico o bizantino.

 

De acuerdo con rahyaft (los misioneros y la convierte en el sitio web)   “Tras la asistencia de Alá en lo que erigió de este mihrab, revestirlo de mármol, anhelando abundante recompensa y excelente lugar de retorno (en la otra vida)”, dice el fragmento de la inscripción que corona el zócalo marmóreo del mihrab de la Mezquita de Córdoba, según transcribe el investigador Manuel Ocaña.

Un texto que revela cómo se mandó construir uno de los elementos más representativos de este patrimonio mundial reconocido por la Unesco (la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) en 1984 como “ejemplo sobresaliente de la arquitectura religiosa del Islam”.

No hay la más mínima evidencia que vincule la mezquita con el arte bizantino. Lo único similar es el mosaico del mihrab, del que las fuentes dicen que el califa ordenó que se contrataran a especialistas en concreto para esto”, afirma Eduardo Manzano, profesor investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Pero estos días, el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, en el enésimo intento de vincular el monumento con la cristiandad, ha declarado para la revista 17, “El arte no es musulmán. (…) Es cristiano bizantino, los moros solo pusieron el dinero”.

Los expertos le contradicen: “De la mezquita hemos escuchado muchas barbaridades. Pero es una evidencia que es un edificio que solo se puede entender en coordinadas árabes e islámicas del 711 en adelante”, detalla Eduardo Manzano, profesor investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), hastiado de lo que considera continuados intentos de la Iglesia de minimizar su presencia islámica.

“No hay la más mínima evidencia que vincule la mezquita con el arte bizantino. Lo único similar es el mosaico del mihrab, del que las fuentes dicen que el califa ordenó que se contrataran a especialistas en concreto para esto”, añade Manzano en relación con la composición de teselas de vidrio al estilo de las de Constantinopla encargadas a mediados del siglo X.

“El arte de aquel territorio era de tradición tardorromana, común al desarrollado en las orillas del Mediterráneo, incluidas la península Ibérica y Siria”, coincide en señalar Susana Calvo, historiadora del arte de la Universidad Complutense de Madrid.

“Los mosaicos eran un elemento de prestigio y no por eso todas la obras que los usaran son bizantinas”, dice Calvo.

Un desfase que no es el único resaltado por los investigadores. Manzano critica también el uso del término “moro” como una simplificación despectiva de los árabes, los musulmanes o los mauris (bereberes).

La Historia habla: Las investigaciones reflejan que la mezquita la ordenó construir en el año 786 Abderramán I, un príncipe alto y tuerto de la dinastía de los Omeyas que tuvo que huir de Siria y se instaló en Córdoba bajo el sobrenombre de El inmigrado.

Los escritos revelan que tenía un singular lunar en el rostro, y que, en su afán por otorgar lugar de culto, comenzó la obra de los característicos arcos bicolor que son seña e identidad del estilo hispanomusulmán. Después seguirían las ampliaciones de Abderraman II, que mantuvo la estética; y de Abderraman III, que agrandó el Patio de los Naranjos y erigió un alminar convertido en referencia de minaretes almohades y campanarios mudéjares.

hispantv

به اشتراک بگذارید :

دیدگاه

لطفا دیدگاه خودتون رو بیان کنید: