Arbaín, la mayor concentración religiosa del mundo
Arbaín, la mayor concentración religiosa del mundo

La ciudad santa de Karbala, en Irak, acoge cada año a millones de fieles musulmanes de diferentes países, que buscan celebrar la jornada de Arbaín, el cuadragésimo día del martirio de Husein, el tercer imam de los chiíes y nieto del Profeta del Islam.

 El Rhyaftgan (amplia base de datos misioneros y conversos) 

La ciudad santa de Karbala, en Irak, acoge cada año a millones de fieles musulmanes de diferentes países, que buscan celebrar la jornada de Arbaín, el cuadragésimo día del martirio de Husein, el tercer imam de los chiíes y nieto del Profeta del Islam.

Banderas negras y verdes, niños en brazos o discapacitados en sus sillas de ruedas, son imágenes de los millones de files de varios países que se dirigen a Karbala para participar en esta ceremonia religiosa. Para los musulmanes chiíes de todo el mundo, este es un día de mucho dolor, duelo y reflexión, en el que muestran su aflicción y sufrimiento por el martirio del Imam Husein (P).

Este viaje, símbolo de una actitud y conducta inquebrantables, en el que vence la verdad sobre la mentira y la humanidad sale victoriosa en su lucha contra todo aquello que represente la injusticia, la tiranía y la opresión, causas por las cuales el Imam Husein y sus compañeros cayeron mártires.

En el siguiente artículo reflexionaremos sobre la realidad de Arbaín y el porqué de su conmemoración a pesar del tiempo transcurrido, además de resaltar la importancia que guarda para los musulmanes, en especial en los momentos que se viven.

Día de Arbaín

En el día de Ashura, el 10 del mes de Muharram del año 680 d.C., en las cálidas arenas del desierto de Karbala, en Irak, el Imam Husein (P) y 72 miembros de su familia, amigos y seguidores, incluido su pequeño hijo de seis meses, fueron víctimas mortales de la maldad del ejército de Yazid, segundo califa Omeya.

Para la historia del Islam, estos acontecimientos son un punto culminante que, a pesar de los 14 siglos  transcurridos, es recordado cada año por todos los chiíes del mundo como una epopeya, al igual que rememoran con gran pasión el legado que nos dejó el Imam Husein (P), quien prefirió dar su vida luchando contra la tiranía y el despotismo, en defensa de valores humanos como la verdad, la justicia y la libertad. La postura eterna e inquebrantable del bien ante el mal y la lucha de la humanidad contra la opresión son representadas en estas ceremonias de Ashura.

Cada año, en el mes de Muharram y durante 40 días, Irán, Irak y numerosos países más de Asia, Europa y las Américas se visten de luto y llevan a cabo distintas actividades alegóricas a la fecha. Aunque los rituales difieren de acuerdo con de cada país o región, todos lloran por una misma razón, a causa de la crueldad y los crímenes contra un gran ser humano que mantuvo hasta su muerte sus ideales de la justicia y libertad. En estas ceremonias, el sufrimiento vivido por los mártires de Karbala se narra en historias llenas de luto y pesar en las que se resaltan los valores y las enseñanzas del Imam Husein (P) y sus seguidores.

Aunque Arbaín es una ceremonia especial e inherente a los chiíes, los devotos suníes, izadíes, zoroastrianos y cristianos participan también en este evento, considerado como una de las mayores concentraciones religiosas del mundo en cuanto a cantidad de participantes; tres veces mayor incluso que la concentración de La Meca. Esta ceremonia adquiere además un carácter distintivo, avalado por la presencia de personas de diferentes credos y razas que reconocen en la figura del Imam Husein (P) símbolo de libertad y sacrificio.

Arbaín; la distinción entre Islam y el takfirismo

Hoy en día, la rememoración de Arbaín tiene un carácter diferente a la de años anteriores. En gran medida, esta situación se debe a que el Islam y los países musulmanes están atravesando momentos difíciles a raíz de la expansión de la ideología takfirí, que se autoproclama como un corriente islámico. De hecho, los terroristas están cometiendo crímenes de lesa humanidad a lo largo y ancho del mundo y así mancillan la imagen del Islam, religión a la que presentan como salvaje y primitiva. En este sentido, los terroristas en cualquier parte del mundo, que cometen atentados terroristas, corean eslóganes supuestamente islámicos, para lograr su objetivo de aislar a los verdaderos musulmanes.

En este contexto y para frustrar los ataques contra el Islam, unos 20 millones de personas acuden a Irak para conmemorar ese día, pese a todos los peligros que acechan a su paso por este país árabe y a las sangrientas y destructoras ofensivas lanzadas por los grupos terroristas takfiríes, principales enemigos de los fieles chiíes. De esta forma, los musulmanes con su asistencia a tales eventos religiosos buscan dar a conocer el verdadero rostro del Islam y recuerdan el sufrimiento del Imam Husein y sus seguidores para mantener viva esta religión divina.

En este contexto, hay que destacar que este año, Arbaín nos vuelve a revelar el origen genuino del Islam, su eterna lucha contra las tiranías, su defensa de los derechos humanos y la libertad, entre otros valores que ni por asomo se acercan a los actos y el comportamiento de los terroristas, que se hacen autodenominan musulmanes y amenazan con hacer todo lo que esté en sus manos para impedir que se celebre esta ceremonia.

Hispantv

به اشتراک بگذارید :

دیدگاه

لطفا دیدگاه خودتون رو بیان کنید: